Capas de luz a considerar cuando se ilumina el salón de una vivienda

Saladie Lighting Projects

La sala de estar es el espacio del hogar en el que trabajar la luz por capas es fundamental. Mientras que el resto de estancias suele destinarse a tareas específicas como cocinar, dormir o ducharse, la sala de estar es donde se lleva a cabo la mayor parte de la vida personal o familiar, albergando una amplia gama de actividades que dependen del momento del día o los hábitos y costumbres de las personas que la habitan. Debido a su carácter multiusos, y a que suele ser la pieza más amplia de la vivienda, es imprescindible dotarla de una iluminación cuidadosamente planificada, flexible, que tenga en cuenta las diferentes capas de luz -general, tarea y acento- y que pueda adaptarse a cada uno de los usos del espacio.

Una buena estrategia antes de empezar a desarrollar la iluminación es plantearse las siguientes preguntas: ¿Cómo se usará la sala de estar? ¿Servirá para leer, realizar actividades sociales, mirar la televisión, relajarse en el sofá? ¿Dispondrá de una zona de estudio para trabajar con el ordenador? ¿Incluirá también una zona de comedor? ¿Estará abierta a la cocina?

Exploremos cuales son las estrategias lumínicas que hacen que el salón funcione y cobre vida en cada uno de estos casos.

AlsinaSech Lighting Projects
AlsinaSech Lighting Projects

Primera capa: iluminación ambiente

Si partimos de la idea que una sala de estar se utiliza generalmente para el descanso, es importante determinar un sistema de iluminación ambiente que proporcione un fondo de luz a la estancia.

Los lineales led son una excelente herramienta para crear esta primera capa lumínica general, sobre todo para obtener un efecto de iluminación indirecta confortable. Ocultos en foseados, en detalles de falsos techos o paredes, o incluso encima de muebles altos, los lineales led proporcionan una luz general indirecta, discreta y efectiva. La iluminación en cornisas o molduras perimetrales ofrece grandes resultados ya que dirige la totalidad de la luz hacia el techo que, al actuar como reflector, crea un ambiente de extraordinaria homogeneidad. Esta iluminación constituye la base ideal sobre la cual agregar las demás capas de luz destinadas a acompañar cada una de las actividades.

Saladie Lighting Projects

Segunda capa: lectura y visionado de televisión

Para leer, la mejor opción es situar luminarias decorativas de lectura, sobre todo las de pie y orientables, cerca de los sofás o sillones. Gracias a su luz brillante y focalizada son capaces de generar un espacio íntimo donde disfrutar de un buen libro.

Mirar la televisión o trabajar con el ordenador, son otras de las actividades que realizamos a diario en nuestros salones y que requieren de un tratamiento lumínico casi opuesto. Las pantallas emiten luz propia, por lo que hay que evitar un entorno excesivamente oscuro para no cansar demasiado la vista. Por otro lado, la iluminación del espacio no tiene que entrar en conflicto con la pantalla, o bien reflejándose en ella o bien generando deslumbramiento. De nuevo, emplear soluciones de luz indirecta es la mejor forma de solucionar ambos temas, evitando el deslumbramiento en la pantalla y disminuyendo a la vez la fatiga visual. Para que la solución sea verdaderamente flexible, es aconsejable que la luz sea regulable de forma que se pueda ajustar su intensidad.

Para el visionado de la televisión, otra medida más puntual consiste en la colocación de lineales tras ella, idealmente empleando una tira LED con cambio de temperatura de color o RGBW. Ayuda a crear una agradable atmosfera al tiempo que aumenta la visibilidad alrededor de la pantalla pues proporciona el nivel idóneo de contraste.

Iluminacion viviendas lineales led
Punto Luz

Tercera capa: luz de acento para actividades sociales

El salón suele ser la zona de encuentro y reunión con amigos y familiares, y a menudo incluye la zona del comedor, en la cual las luminarias de suspensión sobre la mesa suelen llevarse todo el protagonismo.

Cuando se trata de socializar, la clave lumínica reside en la luz de acento. Este tipo de iluminación se suele emplear para resaltar obras de arte, fotos de familia, estanterías, plantas, detalles arquitectónicos o cualquier objeto que añada valor y personalidad al espacio y merezca ser destacado.

Existen numerosas técnicas para generar acento y contraste, ya sea a través de downlights, proyectores orientables o lineales led. Algunas aplicaciones idóneas con lineales son cuando se emplean como fuente de luz para iluminar cuadros o para destacar la textura y el material de un paramento vertical mediante luz rasante o baño de pared. También cuando se integran en mobiliario como estanterías o librerías. En este último caso hay que estudiar el detalle de integración y la tipología de los perfiles y ópticas, pues las distintas combinaciones hacen posibles efectos totalmente diferentes: desde una iluminación frontal difusa en una librería, a una iluminación de acento orientada a 45º para iluminar objetos de decoración, hasta un contraluz para destacar elementos translucidos o transparentes como botellas o copas de cristal.

El recurso de integrar iluminación en el mobiliario, como la luz de acento en general, se suele emplear también como un elemento de conexión visual en las cocinas abiertas a la zona de estar. Estos casos requieren de efectos lumínicos más sofisticados, especialmente a la hora de destacar materiales y acabados o las zonas de transición al salón, para «ennoblecer» el lenguaje lumínico de la cocina.

Punto Luz

En todo caso, dado la variedad de usos y de configuraciones de la sala de estar, no solo es importante trabajar con capas de luz, sino que también hay que tener en cuenta cómo interactúan entre ellas. Una actuación básica consistiría en organizar los circuitos y las encendidas de manera racional, teniendo en cuenta los diferentes usos del espacio. El paso siguiente sería implementar un sistema de control para flexibilizar al máximo la iluminación por capas y agilizar la gestión de las distintas escenas.

Pero si necesitas más asesoramiento sobre cómo integrar iluminación lineal led en tu proyecto, no dudes en contactarnos a través del mail info@lluria.com, estaremos encantados de ayudarte a encontrar la mejor solución.

Cinco consejos para iluminar la cocina, el espacio multifuncional de la vivienda

Iluminacion cocinas lineales led

Las cocinas son el corazón del hogar, no solo sirven para la preparación de alimentos, sino que a menudo son el espacio donde nos reunimos con la familia y amigos, e incluso en el que trabajamos o estudiamos. Hay cocinas independientes y otras totalmente abiertas hacia el comedor. Las hay con abundante luz natural y otras que carecen de ella y precisan complementarse con luz artificial. Pero en todos los casos se manifiesta el estilo de vida y las preferencias estéticas de quienes la habitan.

Al tratarse de un espacio multifuncional, es imprescindible dotarlo de una buena iluminación. Conseguirlo no es tan fácil, por eso vamos a daros 5 consejos que os permitirán lograr una iluminación óptima, ajustada a las distintas actividades. También os ayudará leer nuestro artículo “Los tres tipos de iluminación lineal en el hogar”.

iluminacion cocinas lineales led

1. Conseguir uniformidad con la iluminación ambiente

En las cocinas, la iluminación general de ambiente suele ser la principal fuente de luz. Con ella se busca iluminar el ámbito de la manera más uniforme posible, alcanzando un nivel lumínico suficiente para orientarse y desarrollar las tareas generales. Las luminarias lineales os permitirán conseguirlo de diferentes formas.

. Luminarias lineales empotradas o en superficie. Resuelven la aportación general de luz y se suelen distribuir de manera uniforme en el techo.

. Luminarias lineales de suspensión de luz directa o directa/indirecta, centradas sobre las islas de la cocina o en el centro del espacio.

. Luminarias lineales sobre el mobiliario, proyectando luz indirecta hacia el techo. Si la altura del espacio y el diseño de la cocina lo permiten, ésta es una solución muy elegante y oculta a la visión directa. Es necesario usar potencias elevadas, hasta 28,8W/m y difusores opales circulares, para no manchar el techo.

Un consejo: mejor no iluminar solo desde el techo, ya que se podrían generar sombras en la superficie de trabajo donde se elabora la comida. Es necesario colocar luz encima del plano de trabajo.

iluminacion cocinas lineal led

2. Precisión y confort en la preparación de los alimentos, a través de la iluminación de tareas

Los lineales led resuelven a la perfección la iluminación de tareas en la cocina. Con sus diferentes tamaños y formatos, proporcionan soluciones ideales para cualquier de ellas, y permiten iluminar las superficies de trabajo de manera óptima.

El secreto para diseñar este tipo de iluminación es su correcta colocación y el control del deslumbramiento. Los lineales LED se pueden instalar de dos formas:

. Iluminación lineal colgante. Es un solución minimalista y moderna, que funciona tanto para islas como para encimeras. Se suelen colocar directamente encima de las superficies de trabajo. Para minimizar el deslumbramiento se recomienda no instalarlas a menos de 75cm de la superficie a iluminar. Alternativamente, se pueden usar accesorios antideslumbrantes o regular la potencia de la luminaria.

. Iluminación lineal para encimeras. Puede integrarse debajo de los muebles superiores, de las campanas extractoras o dentro de los armarios y en los laterales de las puertas de la despensa.

. Iluminación lineal integrada en mobiliario. Se recomienda colocarla dentro de los cajones y en el interior de armarios o despensas.

Un consejo más: no hay que olvidar que algunas encimeras están hechas con materiales muy brillantes, como el mármol o el acero. En estos casos, los LEDs lineales tienen que llevar siempre difusor y se debe estudiar especialmente su colocación y su integración en el mobiliario.

3. Más personalidad con la iluminación de acento

Como la sal en un guiso, la proporción adecuada de iluminación de acento dependerá de la personalidad de cada uno, así como del interiorismo. Este tipo de iluminación permite destacar detalles del espacio, de la decoración, y/o de las herramientas y/o alimentos expuestos. Genera profundidad y focos visuales.

Hay cocinas funcionales en las cuales la sola iluminación de tareas ya genera un acento visualmente interesante. Pero en cocinas abiertas, o donde se desarrolla parte de la actividad social de la casa, a menudo aparecen zonas de acento visual específicas. Destacamos algunas de ellas:

. Zócalos y perímetros luminosos. Destacan las islas o el mobiliario de cocina, separándolo ligeramente del suelo o de las paredes. Es importante dimensionar correctamente el detalle para permitir una buena emisión lumínica.

. Iluminación integrada en estanterías. La luz ambiente normalmente ya proporciona una iluminación general a las estanterías, pero hoy en día, gracias a las tiras de LEDs en miniatura es posible dar un protagonismo especial a los objetos expuestos. En este caso el detalle de integración lo es todo. Un LED colocado en posición frontal, trasera, superior o inferior, proporcionará un efecto totalmente diferente. La solución escogida dependerá del tipo de objetos a iluminar y del detalle del mobiliario.

Otro consejo más: si queremos destacar vasos, botellas u otros materiales translucidos, es recomendable jugar con el contraluz. Colocar el lineal en la parte trasera facilitará la integración en el mobiliario y aportará un toque lumínico inesperado.

iluminacion cocinas lineales led

4. Acertar la temperatura de color

Los factores que influyen en la elección de la temperatura de color son diferentes, pero destacan la aportación de luz natural, el tipo de iluminación y de espacio, la sensación que se desea transmitir, el estilo del interiorismo y las preferencias personales de los usuarios.

Hay tres gamas principales de temperaturas de color: blanco cálido (2700 K a 3000K), blanco neutro – frío (3500 K a 4100 K) y blanco muy frío – luz día (5000 K a 6500 K). Cuanto mayor sea la temperatura de color del LED, más azulada será la luz que emite; cuanto más baja sea la temperatura, más cálida será la luz.

Para la iluminación ambiental y de tarea en cocinas se opta a menudo por leds con una temperatura de color de 3500 K a 4100 K para asegurar que el suelo y las superficies de trabajo estén iluminados con una luz blanca neutra. Pero si queremos simular la luz natural, a veces se emplean tonos de luz mucho más fríos, alrededor de 5000-6500K. Por contrario, para aportar una sensación de intimidad se emplearían temperaturas de 2700 K a 3000 K.

Para la iluminación de acento a menudo se eligen temperaturas de 2700 K a 3000 K para destacar objetos y superficies con una luz más cálida. Pero también se puede usar la misma temperatura de la luz ambiente, y destacar los objetos a través de la intensidad de la luz.

En definitiva, no hay una regla única, sino que se debe valorar en cada caso. Pero ante la indecisión, ¡siempre se puede recurrir a las luminarias con cambio de temperatura de color de Lluria!

Un último consejo: los materiales en suelos y paredes y los acabados de la cocina afectarán la luz reflejada en el espacio. Vale la pena buscar un tono de luz que realce los materiales y colores existentes. En cocinas abiertas, hay que considerar también los acabados del salón comedor y el efecto general que se quiere proporcionar

iluminacion cocinas lineales led

5. Controlar las diferentes luminarias

Vistas las diferentes tipologías de cocinas existentes, tener la posibilidad de regular las luces aporta flexibilidad al espacio. Esto es especialmente importante en cocinas multiuso, ya que las necesidades lumínicas pueden variar enormemente. Para realizar las tareas de preparación de la comida será necesaria una luz intensa y difusa, mientras que, para el ambiente, la sobremesa y los momentos de conversación tras la comida, son recomendables luces más tenues. Algo fácil de conseguir si se instalan reguladores, un elemento que ayudará a personalizar la iluminación en cada situación y a mejorar nuestro bienestar.