Entrevista a Jordi Moya, fundador de ILM BCN

Jordi Moya entiende la iluminación como un material constructivo clave en la creación de ambientes e interiores emocionales. Con un largo bagaje profesional, amplios conocimientos técnicos y un inagotable afán por descubrir nuevos lenguajes plásticos, es una figura destacable que ha desarrollado infinidad de proyectos arquitectónicos y que se ha especializado en la iluminación de obras de arte, exposiciones y espacios museográficos.

A pesar de haberte licenciado como ingeniero técnico industrial, has centrado tu carrera profesional en el diseño de iluminación. ¿Para ti el desarrollo de proyectos de iluminación es más ciencia que arte o más arte que ciencia?

Para mi es una equilibrada convivencia entre estas dos disciplinas. Dependiendo del proyecto, la iluminación necesita más de una que de otra, pero de alguna forma siempre están presentes. Con frecuencia defiendo la necesidad de unos estudios específicos de la profesión de lighting designer que incluyan una formación técnica, para conocer cómo se implementan los sistemas de iluminación, pero también una formación artística, para entender los proyectos y poder diseñar los efectos que los potencian. Los diseñadores de iluminación trabajamos con arquitectos, interioristas y escenógrafos. Debemos entender su lenguaje, su visión, las intenciones de sus proyectos. Por eso es necesaria una formación respecto a las propiedades de la luz, los colores, la dispersión cromática, la proporción aurea, la distribución espacial, la percepción visual y muchos otros aspectos. Respondiendo a la pregunta más directamente, es muy aconsejable conocer los dos mundos, ciencia y arte, para poder desarrollar un proyecto lumínico, desde su diseño e implementación al ajuste final.

Jordi Moya, fundador de ILM BCN
Óptica Afflelou

También has recibido formación en escenografía, maquinaria teatral y espacio escénico y has cursado estudios superiores de fotografía. ¿Estas disciplinas son importantes para desarrollar una iluminación creativa?

La cultura está formada por distintos conocimientos de ámbitos muy diferentes y todos ayudan a conocer el mundo y a desarrollar una mayor sensibilidad hacia determinados aspectos. Hablando del tema me viene a la cabeza la frase «la sombra no puede ser una sorpresa». Al principio estudié fotografía y trabajé unos años como fotógrafo, en la época analógica, antes de entrar en el mundo de la iluminación, al que accedí haciendo conciertos musicales. La fotografía me ayudó a saber focalizar mi atención en momentos lumínicos especiales, a abstraer las partes visuales más atractivas de la realidad 360 grados en la que vivimos. Los estudios escenográficos me aportaron el conocimiento de un lenguaje expresivo en el que la luz modela y define un espacio. Me ayudó a incorporar la percepción visual del espectador en mis proyectos. Todos estos conocimientos son los que ayudan a entender los efectos lumínicos y a mí personalmente me sirvieron para «educar el ojo».

Jordi Moya lighting design Lluria
Rectoría Callús

Diseñas proyectos de iluminación de todo tipo, pero desde el año 2000 trabajas como iluminador de exposiciones temporales para diversos centros y museos. ¿A qué se debió esta especialización?

Mi especialización empezó un poco por casualidad. Mi tía, Laura Baringo, diseñaba exposiciones efímeras en Barcelona y se encontraba con problemas a la hora de iluminarlas, por lo que me pidió si podía echarle una mano. En esos momentos yo estaba realizando iluminación escénica en conciertos, en los que mi trabajo era realmente efímero, ya que después de largas horas de desarrollo de concepto, montaje y programación todo finalizaba tras una hora de espectáculo. Así que lo que realmente me atrajo fue el cambio de dimensión temporal, que la iluminación desarrollada tuviera una existencia algo más larga. La alta exigencia de Laura, y mi pasión por descubrir las posibilidades plásticas de las luminarias museográficas, hizo que realizáramos proyectos muy interesantes y que los resultados gustaran allí por donde íbamos pasando. Hasta ese momento la iluminación de exposiciones estaba en manos inexpertas, los electricistas o los montadores acababan poniendo los focos donde les decían. Nadie aportaba un conocimiento técnico o una experiencia al respecto. Tras iluminar varias exposiciones, los centros culturales empezaron a valorar la diferencia, y a pedirnos colaboración en sus proyectos. Esta nueva situación, unida a mi deseo de tener un proyecto propio, me llevaron a especializarme en la iluminación museográfica.

Jordi Moya lighting design Lluria
Edifici Fontana D'Or

¿Cuáles son los aspectos básicos que intervienen en la iluminación de exposiciones temporales?

Resumiendo, los aspectos básicos serian conseguir crear el ambiente deseado por el diseñador y que las obras expuestas se vean bien. Estos dos objetivos se tienen que realizar de forma agradable, es decir, sin deslumbramientos y sin cambios bruscos de ambiente. En exposiciones patrimoniales los requerimientos de los conservadores varían en función del material de la obra y de los criterios de cada uno. Por ponerte un ejemplo, iluminé una exposición de dibujos en la que el propietario pedía hacerlo con 200 luxes, cuando el papel no debe exponerse a más de 50 luxes, y en cambio, en una exposición del Museo Alfons Mucha de Praga en la casa Lis de Salamanca, los conservadores exigieron 35 luxes en la iluminación expositiva y también controlar por debajo de ese nivel la luz nocturna y la luz de vigilancia.

Jordi Moya, fundador de ILM BCN
Exposición Vampiros

¿Desde el año 2000 hasta la actualidad, han cambiado mucho los requerimientos técnicos y las preferencias de los visitantes en cuanto a iluminación?

Los aspectos técnicos han cambiado radicalmente desde que existe la tecnología LED. En el 2000 la iluminación museográfica básicamente utilizaba fuentes de luz de tungsteno, halógenas diversas. Tenían varios inconvenientes: al regular cambiaba la temperatura de color, emitían radiaciones UV e IR que se tenían que filtrar, tenían una vida relativamente corta y no eran muy eficientes. Hoy en día la tecnología LED ha aportado una iluminación mucho más eficiente, sin radiaciones UV ni IR, no varía su temperatura de color cuando las regulas y tienen una larga duración. En cuanto a las preferencias de los visitantes creo que no han cambiado. La iluminación LED nos ha dotado de herramientas mucho más precisas que permiten controlar mejor los ambientes creados y por tanto diseñar espacios más confortables. El público quiere ver bien las obras expuestas, poder leer bien los textos que las acompañan y disfrutar de una agradable visita. Esto creo que siempre será así.

Entrevista a Jordi Moya, fundador de ILM BCN
Exposición Vampiros

Como iluminador, ¿crees que las tiras led son un buen recurso para ser creativo en los proyectos que realizas?

Es una herramienta indiscutible. Desde que existen las tiras led hay una mayor integración de la iluminación en la arquitectura. El poder reseguir las líneas o elementos arquitecturales como puedan ser una escalera, un techo o una valla, traslada el proyecto a otra dimensión. La posibilidad de resaltar la arquitectura sin necesidad de utilizar mástiles y proyectores te permite disfrutarla durante el día en todo su esplendor, con sus juegos plásticos de líneas y volúmenes, y encenderla de noche, sin más, mostrando su poder escenográfico.

Exposición Pixar. Construyendo personajes

¿Cuáles son tus aplicaciones preferidas?

¡Incontables! Verdaderamente son muchas, pero una de las que más me gustan es la de no tener la fuente de luz concentrada en un punto, especialmente en la iluminación de vitrinas o espacios expositivos muy largos con elementos lineales de luz, integrados en la construcción de la propia vitrina o del propio espacio. Al tener la fuente de luz distribuida en una línea, las sombras de los objetos iluminados desaparecen. Es una gran ventaja ya que nos elimina las sombras duras que generaría un proyector puntual. Además, el hecho que las tiras empiecen a disponer de un gran número de accesorios como difusores, ópticas, controles inalámbricos, o versiones flexibles, nos ofrece un nuevo abanico de posibilidades para adaptarnos a nuevos retos. Otra gran aplicación es la que nos ofrece el LED digital, nos proporciona una nueva estética, un nuevo lenguaje, el de la luz dinámica. Se puede dar “vida” a los espacios y hasta transformarlos en pantallas LED. Nuevos mundos que sólo nos proporcionan las tiras LED.

Cinco consejos para iluminar la cocina, el espacio multifuncional de la vivienda

Iluminacion cocinas lineales led

Las cocinas son el corazón del hogar, no solo sirven para la preparación de alimentos, sino que a menudo son el espacio donde nos reunimos con la familia y amigos, e incluso en el que trabajamos o estudiamos. Hay cocinas independientes y otras totalmente abiertas hacia el comedor. Las hay con abundante luz natural y otras que carecen de ella y precisan complementarse con luz artificial. Pero en todos los casos se manifiesta el estilo de vida y las preferencias estéticas de quienes la habitan.

Al tratarse de un espacio multifuncional, es imprescindible dotarlo de una buena iluminación. Conseguirlo no es tan fácil, por eso vamos a daros 5 consejos que os permitirán lograr una iluminación óptima, ajustada a las distintas actividades. También os ayudará leer nuestro artículo “Los tres tipos de iluminación lineal en el hogar”.

iluminacion cocinas lineales led

1. Conseguir uniformidad con la iluminación ambiente

En las cocinas, la iluminación general de ambiente suele ser la principal fuente de luz. Con ella se busca iluminar el ámbito de la manera más uniforme posible, alcanzando un nivel lumínico suficiente para orientarse y desarrollar las tareas generales. Las luminarias lineales os permitirán conseguirlo de diferentes formas.

. Luminarias lineales empotradas o en superficie. Resuelven la aportación general de luz y se suelen distribuir de manera uniforme en el techo.

. Luminarias lineales de suspensión de luz directa o directa/indirecta, centradas sobre las islas de la cocina o en el centro del espacio.

. Luminarias lineales sobre el mobiliario, proyectando luz indirecta hacia el techo. Si la altura del espacio y el diseño de la cocina lo permiten, ésta es una solución muy elegante y oculta a la visión directa. Es necesario usar potencias elevadas, hasta 28,8W/m y difusores opales circulares, para no manchar el techo.

Un consejo: mejor no iluminar solo desde el techo, ya que se podrían generar sombras en la superficie de trabajo donde se elabora la comida. Es necesario colocar luz encima del plano de trabajo.

iluminacion cocinas lineal led

2. Precisión y confort en la preparación de los alimentos, a través de la iluminación de tareas

Los lineales led resuelven a la perfección la iluminación de tareas en la cocina. Con sus diferentes tamaños y formatos, proporcionan soluciones ideales para cualquier de ellas, y permiten iluminar las superficies de trabajo de manera óptima.

El secreto para diseñar este tipo de iluminación es su correcta colocación y el control del deslumbramiento. Los lineales LED se pueden instalar de dos formas:

. Iluminación lineal colgante. Es un solución minimalista y moderna, que funciona tanto para islas como para encimeras. Se suelen colocar directamente encima de las superficies de trabajo. Para minimizar el deslumbramiento se recomienda no instalarlas a menos de 75cm de la superficie a iluminar. Alternativamente, se pueden usar accesorios antideslumbrantes o regular la potencia de la luminaria.

. Iluminación lineal para encimeras. Puede integrarse debajo de los muebles superiores, de las campanas extractoras o dentro de los armarios y en los laterales de las puertas de la despensa.

. Iluminación lineal integrada en mobiliario. Se recomienda colocarla dentro de los cajones y en el interior de armarios o despensas.

Un consejo más: no hay que olvidar que algunas encimeras están hechas con materiales muy brillantes, como el mármol o el acero. En estos casos, los LEDs lineales tienen que llevar siempre difusor y se debe estudiar especialmente su colocación y su integración en el mobiliario.

3. Más personalidad con la iluminación de acento

Como la sal en un guiso, la proporción adecuada de iluminación de acento dependerá de la personalidad de cada uno, así como del interiorismo. Este tipo de iluminación permite destacar detalles del espacio, de la decoración, y/o de las herramientas y/o alimentos expuestos. Genera profundidad y focos visuales.

Hay cocinas funcionales en las cuales la sola iluminación de tareas ya genera un acento visualmente interesante. Pero en cocinas abiertas, o donde se desarrolla parte de la actividad social de la casa, a menudo aparecen zonas de acento visual específicas. Destacamos algunas de ellas:

. Zócalos y perímetros luminosos. Destacan las islas o el mobiliario de cocina, separándolo ligeramente del suelo o de las paredes. Es importante dimensionar correctamente el detalle para permitir una buena emisión lumínica.

. Iluminación integrada en estanterías. La luz ambiente normalmente ya proporciona una iluminación general a las estanterías, pero hoy en día, gracias a las tiras de LEDs en miniatura es posible dar un protagonismo especial a los objetos expuestos. En este caso el detalle de integración lo es todo. Un LED colocado en posición frontal, trasera, superior o inferior, proporcionará un efecto totalmente diferente. La solución escogida dependerá del tipo de objetos a iluminar y del detalle del mobiliario.

Otro consejo más: si queremos destacar vasos, botellas u otros materiales translucidos, es recomendable jugar con el contraluz. Colocar el lineal en la parte trasera facilitará la integración en el mobiliario y aportará un toque lumínico inesperado.

iluminacion cocinas lineales led

4. Acertar la temperatura de color

Los factores que influyen en la elección de la temperatura de color son diferentes, pero destacan la aportación de luz natural, el tipo de iluminación y de espacio, la sensación que se desea transmitir, el estilo del interiorismo y las preferencias personales de los usuarios.

Hay tres gamas principales de temperaturas de color: blanco cálido (2700 K a 3000K), blanco neutro – frío (3500 K a 4100 K) y blanco muy frío – luz día (5000 K a 6500 K). Cuanto mayor sea la temperatura de color del LED, más azulada será la luz que emite; cuanto más baja sea la temperatura, más cálida será la luz.

Para la iluminación ambiental y de tarea en cocinas se opta a menudo por leds con una temperatura de color de 3500 K a 4100 K para asegurar que el suelo y las superficies de trabajo estén iluminados con una luz blanca neutra. Pero si queremos simular la luz natural, a veces se emplean tonos de luz mucho más fríos, alrededor de 5000-6500K. Por contrario, para aportar una sensación de intimidad se emplearían temperaturas de 2700 K a 3000 K.

Para la iluminación de acento a menudo se eligen temperaturas de 2700 K a 3000 K para destacar objetos y superficies con una luz más cálida. Pero también se puede usar la misma temperatura de la luz ambiente, y destacar los objetos a través de la intensidad de la luz.

En definitiva, no hay una regla única, sino que se debe valorar en cada caso. Pero ante la indecisión, ¡siempre se puede recurrir a las luminarias con cambio de temperatura de color de Lluria!

Un último consejo: los materiales en suelos y paredes y los acabados de la cocina afectarán la luz reflejada en el espacio. Vale la pena buscar un tono de luz que realce los materiales y colores existentes. En cocinas abiertas, hay que considerar también los acabados del salón comedor y el efecto general que se quiere proporcionar

iluminacion cocinas lineales led

5. Controlar las diferentes luminarias

Vistas las diferentes tipologías de cocinas existentes, tener la posibilidad de regular las luces aporta flexibilidad al espacio. Esto es especialmente importante en cocinas multiuso, ya que las necesidades lumínicas pueden variar enormemente. Para realizar las tareas de preparación de la comida será necesaria una luz intensa y difusa, mientras que, para el ambiente, la sobremesa y los momentos de conversación tras la comida, son recomendables luces más tenues. Algo fácil de conseguir si se instalan reguladores, un elemento que ayudará a personalizar la iluminación en cada situación y a mejorar nuestro bienestar.

Entrevista a la diseñadora de iluminación Mariel Fuentes de LDLuz

Mariel Fuentes LDLuz @alvarovaldecantos

Convencida que la luz es un acompañante silencioso que tiene la habilidad de conducirnos a distintos estados emocionales, Mariel Fuentes se ha sumido en una exploración personal que le ha llevado a desvelar la capacidad de este material para comunicar y generar narrativas de gran impacto visual. Su meta es lograr que percepción y tecnología trabajen unidas en beneficio del usuario final.

Te defines como arquitecta de formación y diseñadora de iluminación por elección. ¿Qué tiene de especial la luz para que te decantaras por ella a la hora de desarrollar tu carrera profesional?

Lo que me maravilló de la luz desde el primer instante, aun sin saber la importancia profesional que acabaría teniendo para mí, fue comprender que era un lenguaje, una forma de comunicación, una herramienta fantástica para generar y dar nuevas perspectivas a la arquitectura, tanto en interiores como exteriores. La luz es capaz de transformar un espacio arquitectónico o paisajístico y nos acompaña en la narrativa del proyecto, incluso cuando hablamos de light art o de instalaciones artísticas. Y una cosa que aún hoy me sigue maravillando es comprobar que todo el mundo, profesionales o no, tiene una sensibilidad especial y muy elevada a la luz.

Mariel Fuentes LDLuz
Holmes Place Yoga Studio. @Milena Rosés

¿Cómo ha terminado una chilena enraizándose en un país tan lejano como España? ¿Han sido motivos personales o profesionales?

En realidad, una mezcla de los dos. Una amiga de Chile me recomendó un master sobre iluminación aplicada al interiorismo que se impartía en la Universidad de Salamanca. Todo comenzó como una experiencia que no sabía dónde me iba a llevar, pero una vez en España y terminados los estudios, decidí trasladarme a Barcelona para buscar oportunidades en ese ámbito. Así fue como empecé a trabajar en el año 2006 en artec3 Studio.

Holmes Place Yoga Studio. @Milena Rosés

Diez años más tarde, en el 2016, decidiste fundar tu propio estudio, LDLuz. ¿Qué tipo de proyectos llevas a cabo?

La vida es un constante aprendizaje, y la parte profesional también. En todos los años que llevo dedicándome a la iluminación arquitectónica he tenido grandes oportunidades en las que no he dejado de aprender y en la que he acumulado una gran experiencia en distintas tipologías de proyectos. Actualmente, en LDLuz desarrollamos proyectos de todo tipo: residenciales, de restauración y hotelería -un campo que me interesa especialmente por la narrativa tan interesante que se puede desarrollar-, de oficinas y espacios polivalentes e incluso fachadas. Y otro ámbito que también me interesa mucho, en el que he trabajado con la diseñadora Michela Mezzavilla, es el de las instalaciones lumínicas.

Mariel Fuentes LDLuz
Holmes Place Yoga Studio. @Milena Rosés

En estos tiempos de COVID-19 y debido a los periodos de confinamiento muchas personas se han dado cuenta de la importancia de tener un hogar donde sentirse confortables. ¿Has detectado una mayor demanda de proyectos de diseño y rediseño de viviendas?

A nivel general sí.  Al dedicarme al diseño de iluminación he recibido muchas consultas de amigos y personas cercanas para mejorar su vivienda, su espacio de trabajo o el lugar desde donde realizan retransmisiones telemáticas. También para iluminar espacios donde se practica yoga. La gente ha entendido que permanecer muchas horas en un espacio sin las prestaciones lumínicas adecuadas no solo no es confortable, sino que a la larga conlleva problemas de salud.

Mariel Fuentes LDLuz
Mortitx House. @Toni Matos

Como arquitecta y diseñadora de iluminación ¿qué importancia crees que tienes la luz integrada en la arquitectura? ¿Recomiendas su utilización en los proyectos residenciales?

Para mi hay dos capas básicas en la elaboración de un proyecto de iluminación: la que te permite leer el espacio y la que te da el soporte ambiental y funcional para realizar distintas tareas. Trabajan juntas, trabajan de la mano. Pero en la primera capa, la que te permite leer los espacios e incluso destacar ciertos materiales o generar una composición lumínica, las líneas de luz integradas cobran una gran importancia, tanto si la línea es visible -si está empotrada o integrada en algún muro, suelo, techo o elemento del mobiliario- o si está integrada de manera invisible -como serían los foseados de luz indirecta. He trabajado con algunos interioristas que al principio no reconocían esta importancia y tendían a evitar ese efecto lumínico, pero después que les demostrara su efectividad a la hora de lograr cierto dramatismo o teatralidad en la composición de escenas, incluso lograr cierta intimidad a nivel lumínico, son ellos los que me reclaman integrar líneas de luz indirectas en sus proyectos para resaltar espacios y materiales.

Mariel Fuentes LDLuz
Mortitx House. @Toni Matos

¿Utilizas productos de la firma Lluria?

En numerosas ocasiones. Ahora mismo estamos terminando una obra en la que hemos contado con una solución técnica específica de Lluria que nos ha ido de maravilla. En este proyecto residencial se ha especificado un espejo de agua con un tratamiento especial de ozono para que no se generen hongos ni olor. Nos hemos encontrado con tratamientos salinos, de cloración, de diversos tipos, pero nunca de ozono. Tras consultar a los departamentos técnicos de distintos fabricantes, encontramos la opción de la luminaria Wolf de Lluria que es la única que nos garantizaba al 100% la sumersión en este compuesto.

Mariel Fuentes LDLuz iluminacion viviendas
Vivienda San Carles

Combinas el trabajo en LDLuz con la docencia. ¿Qué te motiva a dedicar tanto tiempo a la enseñanza? ¿Vocación, recompensa económica…?

Diría que es un tema más bien vocacional que responde a la idea de que lo bueno se comparte. Me encanta asistir al despertar de los estudiantes en el mundo de la iluminación y compartir con ellos los conocimientos y experiencias que he vivido a nivel profesional. Y debo decir que enseñando también se aprende. Mis alumnos me entregan tanto como yo a ellos y me permiten mantener la mente abierta para captar nuevos inputs.

Mariel Fuentes LDLuz
(IN)MATERIAL. Milena Rosés

También tienes un papel muy activo a nivel asociativo. Formas parte de la APDI y de la IALD. ¿Por qué llevas a cabo esa labor?

Creo en el valor de nuestra profesión, que juntos sumamos y que unidos podemos mejorar nuestro campo profesional hacia un alto reconocimiento social. Dedicarse a algo tan mágico como el diseño de iluminación transciende fronteras, por lo que trabajando de forma colaborativa podemos realizar una gran aportación a esta disciplina. Además, como soy una persona muy social, disfruto mucho de la interrelación y cruce de experiencias que se produce cuando formas parte de una asociación profesional. Me siento muy agradecida de poder compartir y expandir mi pasión por la luz a través de estas dos asociaciones.

Mariel Fuentes LDLuz
Crossfit La Huella, Nike. @Milena Rosés