Casa Calderina, la calidez de una escena acogedora