Soluciones lumínicas para espacios de tránsito

Iluminacion pasillos
Proyecto de Fis Interiorismo con Viva Llum

Si bien es cierto que son parte imprescindible e inevitable en los esquemas de distribución de una vivienda, los espacios de comunicación suelen ser los grandes olvidados en cuanto al  tratamiento arquitectónico y lumínico se refiere. Sin embargo, esta inadvertida presencia puede distorsionar y desvirtuar la idea general del proyecto. Por ello, hemos de otorgarles la atención que se merecen. Un adecuado tratamiento lumínico de transición entre las distintas estancias terminará por redefinir y acompañar al concepto de diseño.

Por norma general recomendaremos temperaturas de color cálidas, cerca de los 3000K. Una iluminación excesivamente anaranjada por debajo de los 2700K provocará fuertes contrastes durante el día siendo los 5000K o 6000K temperaturas de color que pueden resultar muy desagradables y molestas al caer la noche. Además de todo esto, hemos de tener en cuenta la geometría, dimensiones, materiales o posibles elementos que pueden incorporarse a estas estancias como cuadros decorativos, obras de arte o recuerdos preferidos. Sea como fuere, desde Lluria os sugerimos una serie de recomendaciones con el fin de poner la luz que merecen estos grandes olvidados.

Proyecto de Vilaseca Interiorismo

Hoy día, la iluminación lineal indirecta ubicada en los foseados del techo es sin duda una de las formas más elegantes de iluminar los espacios de comunicación. Para ello, proponemos la utilización de las tiras LED INSIDE IP20 con potencias entre los 9,2W/m y lo 14,4W/m, siempre y cuando las dimensiones del distribuidor no sean notoriamente más grandes de lo habitual. Para su instalación es imprescindible la utilización de perfiles lineales como el ST4 PLUS, ya que respetarán la larga vida útil de los chips de la tira LED. Además de todo esto, es muy recomendable incorporar difusores translúcidos u opales, ya que tamizarán la luz de tal manera que el bañado de las superficies quedará perfecto y homogéneo.

Otra singular manera de iluminar pasillos o distribuidores es a través de líneas de luz empotradas en los laterales de la pared, de forma oculta o semioculta. Para ello contamos con multitud de soluciones técnicas con los perfiles empotrables ST. Si nuestra tabiquería es de placa de yeso laminado, recomendamos la utilización del perfil curvo STAR 69, conseguiremos una luz lineal uniforme y tamizada a lo largo del recorrido evitando cualquier tipo de deslumbramiento. Además, planteamos la incorporación de detectores de movimiento en el sistema, ya que esto facilitará enormemente nuestros paseos nocturnos evitando la búsqueda de interruptores en la noche.

Proyecto de Arderiu & Morato arquitectes y Puntoluz.

Como contrapartida a los comúnmente llamados ojos de buey en techo que abanderan la gran mayoría de las viviendas, proponemos una solución de iluminación lineal directa para evitar las manchas o conos de luz que nada aportan a las superficies laterales de estos espacios. Las luminarias empotrables Altair o Avior pueden llegar hasta los dos metros de longitud y su perfil perimetral en distintos acabados ocultará cualquier posible defecto en el agujero de corte de la placa de yeso laminado. Si nuestra vivienda es de techo continuo siempre podemos optar por los perfiles de superficie ST, sus líneas simples y elegantes aportarán valor decorativo. En cualquier caso, lo más importante es incorporar un difusor opal que tamice y emita una distribución luminosa difusa y general a lo largo del recorrido.

En muchos casos aprovechamos los espacios de tránsito para vestir y decorar nuestra vivienda con cuadros y otras obras de arte. Desafortunadamente, en este tipo de situaciones suele duplicarse la luz de forma innecesaria utilizando una iluminación general de techo a la que añadimos luminarias dirigidas hacia los elementos decorativos. ¿Podemos unificar la iluminación de estos espacios? Con apliques CASTOR podremos iluminar adecuadamente nuestras obras de arte al mismo tiempo que emitimos y una luz funcional, segura y de tránsito. Además podremos seleccionar la temperatura de color que mejor se adapte a los acabados y elegir el modelo de luminaria que más se ajuste al tamaño de la obra.

Definitivamente podemos confirmar que la iluminación puntual y directa es cosa del pasado. Esperamos que las soluciones lumínicas planteadas os ayuden a repensar la manera de incorporar la luz a los espacios de tránsito de una vivienda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *