Cómo iluminar el dormitorio de tus sueños

iluminacion dormitorios viviendas
Rardo Architects + AlsinaSech Lighting Projects

El dormitorio es el primer espacio de la vivienda que vemos cuando nos despertamos y el último cuando cerramos los ojos: iniciamos y finalizamos cada día entre sus cuatro paredes. Solo por esta razón su iluminación debería diseñarse de manera cuidadosa y especial. Sin embargo, a menudo no se le dedica demasiada atención, más allá de aplicar soluciones de iluminación típicas como colocar luminarias a los dos lados de la cama y tener una luz de ambiente general y difusa. Existen muchos más recursos a tener en cuenta a la hora de ayudar a crear una iluminación más personalizada y adecuada al diseño interior y a las exigencias de cada usuario.

Por lo general, la iluminación ideal del dormitorio debería ser brillante y energizante por la mañana e íntima y atmosférica por la noche. Pero hay matices que dependen de cómo el cliente usa el espacio a lo largo del día: ¿Lee en la cama o en algún rincón de la habitación? ¿Dispone de un armario o una zona vestidor? ¿Hay televisión en el dormitorio? Si se trata del dormitorio de una pareja ¿ambos se van a dormir y se despiertan al mismo tiempo? El diseño de capas de iluminación ambiental, de tareas y de acento, junto con el uso de controles de iluminación son las principales herramientas que nos permitirán adaptar la iluminación a las necesidades y al estilo de vida de cada cliente, y por supuesto al diseño y personalidad de cada espacio. En este contexto, los lineales led proporcionan soluciones y detalles interesantes para la iluminación de dormitorios sea cual sea su estilo, tal y como veremos a continuación.

Rardo Architects + AlsiaSech Lighting Projects

Las capas de iluminación en el dormitorio

La luz ambiental o general, es la capa base de un buen diseño de iluminación del dormitorio. Tiene que proporcionar una iluminación suave y de amplio alcance, complementando la luz natural. Hay muchas maneras de lograrla, tanto con luminarias decorativas de techo o de pie o a través de la luz indirecta proporcionada por las tiras led integradas en falsos techos, foseados o cortineros perimetrales. Una solución interesante para esta tipología de iluminación es trabajar con leds con cambio de temperatura de color regulable, como el Titan Double White de Lluria, que permite conseguir varios tonos de blanco entre 2400K y 6000K, para adaptar el ambiente a cada momento del día.

Una buena iluminación ambiente constituye la base lumínica de conexión con las demás capas de iluminación, la de tarea y la de acento, que servirán para realizar otras tareas típicas del dormitorio como son la lectura, mirar la televisión o vestirse.

La luz de lectura se resuelve normalmente con luminarias de luz focal o difusa al lado de la cama o en el rincón de lectura o estudio.

Rardo Architects + AlsinaSech Lighting Projects

Para vestirse, la iluminación general puede ser suficiente, pero los clientes cada vez son más conscientes de la importancia de una buena luz de tarea en la zona vestidor y solicitan tanto una luz específica, frontal y difusa próxima al espejo, como una luz integrada en los armarios que permita ordenar, lucir y localizar las prendas. Ambas necesidades se pueden solucionar con lineales led, cada vez más perfeccionados y adaptados a las diferentes tipologías de espejos, armarios y vestidores. La variedad de tamaños, perfiles y ópticas de Lluria permite configurar luminarias específicas para cada aplicación concreta.

La luz de acento suele aportar personalidad y énfasis a un rincón o detalle de la habitación, a menudo a través de luminarias de emisión focalizada o incluso decorativas. Con lineales leds, una solución interesante puede ser integrarlos en estanterías para crear efectos lumínicos que destaquen libros u objetos de decoración.  En definitiva, cuantas más capas de iluminación tengamos en la habitación, más variedad y flexibilidad de uso podremos conseguir, como ocurre en los demás espacios de la vivienda. El dormitorio, además tiene una peculiaridad: todo gira alrededor de una pieza de mobiliario, la cama, de dimensiones estandarizadas y que permite variaciones limitadas en la distribución del espacio. A continuación profundizaremos el tratamiento lumínico de esta zona.

Saladie Light Studio

La cama, el foco funcional y visual del dormitorio

La cama de matrimonio suele ser el mueble de mayor tamaño del dormitorio y uno de los más grandes de la casa. A veces se decide destacar la pieza de forma teatral con luz de acento, pero lo más común es que la cama luzca no tanto por la iluminación que incide directamente en ella, sino por la que la rodea o la enmarca. De ello se ocupan normalmente las luces en la zona de las mesitas de noche (apliques, sobremesas, colgantes o una combinación), presentes en la casi mayoría de los dormitorios. A pesar de que su función principal sea proporcionar la luz de lectura por su colocación a ambos lados de la cama, a menudo también sirven como elementos que la enmarcan y definen su personalidad.

Pero para destacar la cama, una vez más los lineales led acuden en nuestra ayuda. Integrados en los cabezales, o debajo de la cama e incluso las mesitas de noche, generan detalles de luz que pueden aportar un toque especial a las diferentes capas de iluminación. Por poner unos ejemplos, los cabezales con luz indirecta pueden aportar luz general de ambiente o complementar la luz de lectura; la iluminación debajo de la cama o de la mesita es ideal como luz de señalización y a la vez genera un marco lumínico que pone el acento visual en la cama misma.

Otro aspecto singular de la “zona cama” es que suele funcionar también como centro de control desde el cual se pueden activar luces, cortinas y televisor. Se consigue a base de simples interruptores o a través de sistemas de control más completos.

Rardo Architects + AlsinaSech Lighting Projects

Mejorar la calidad del sueño

Por último, ya que dormir es la actividad principal que realizamos en el dormitorio, deberíamos preguntarnos si existe una iluminación ideal para dormir bien. Por muy amantes de la luz artificial que seamos, un sueño óptimo requiere de un dormitorio completamente oscuro. Si nos despertamos por la noche para usar el baño, puede ser útil para desplazarse de manera segura una pequeña luz de señalización, de nivel y temperatura de color muy bajas. Las líneas led ocultas bajo la mesita de noche o la cama, con temperatura de color de 2400K o inferior y reguladas al mínimo, son una excelente solución. Pero mientras dormimos, la ausencia total de luz beneficia un sueño profundo y reparador. De igual importancia es la luz a la que nos exponemos antes de acostarnos: se ha demostrado que los niveles de luz más altos y las longitudes de onda más largas suprimen la melatonina, la hormona que ayuda a regular el ciclo del sueño y de vigilia. Por lo tanto, prever el uso de luces tenues y de tonos cálidos/rojizos antes de acostarnos puede ayudarnos a descansar mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *